Uso del NO y Lenguaje Positivo

Uso de la palabra NO y el Lenguaje Positivo

Por Mayalin Contreras

<disponible en Youtube>

Bienvenido otro mes y las Oportunidades que el mismo presenta!

Platicábamos el mes pasado sobre cómo decir “no” sin utilizar estas dos letras y antes de darte la estrategia de cómo hacerlo, te voy a explicar por qué estas dos letras han de evitarse en lo posible.

  • Al ser humano no le gusta el rechazo, la palabra “no” es automáticamente traducida como rechazo, como falta de aceptación, etc. Tiene tantas connotaciones negativas que es fácil entender por qué en lugar de abrir puertas las cierra.
  • Otra razón muy importante es porque nuestra mente traduce casi todo lo que escucha a imágenes y es así como procesa una solicitud, instrucción o programación mental, sin embargo está comprobado que nuestra mente no le puede dar imagen a una negación.

Te voy a poner algunos ejemplos y dime (en tu mente) si ¿Lo lograste?

  • No pienses en manzanas rojas
  • No imagines elefantes grises

Verdad que justamente eso fue lo que visualizaste en tu mente:

Manzanas rojas y elefantes grises.  Es imposible seguir una instrucción en negativo.

Bueno, ahora ya te di dos poderosas razones del porqué evitar la palabra “no”  y por supuesto te voy a explicar cómo “sí” puedes usar dicha palabra.

En el primer caso, se da una cantidad de circunstancias en las que deseas responder  “no” y está bien, esto es lo que necesitas hacer:

Ejemplos:

  • Un “no” inmediato que “no” necesita representación visual y significa simplemente “no”, es decir carece de rechazo hacia quién pregunta:

¿Ya vinieron los invitados?  No

¿Tienes hambre?  No

¿Te gusta el football?  No

  • Un “no” inmediato que sí representa una objeción o rechazo:

¿Estás de acuerdo conmigo?

¿Me harías un favor?

¿Te gustó mi comida?

Para estos últimos tres casos tu respuesta puede ser “no” toda vez  le agregues una palabra conectora de “anulación a la negación” se trata de dar una razón o una alternativa a tu respuesta negativa hacia el asunto que te niegas, dejando claro que no estás rechazando a la persona, sino negándote a la solicitud que te hace:

Ejemplos:

¿Estás de acuerdo conmigo?

En este asunto no, pero probablemente lo estaría, como he estado de acuerdo contigo en otros temas, cuando las circunstancias han sido diferentes.

¿Me harías este favor?

Aunque me encanta apoyarte, hoy no puedo.  Tal vez en otra oportunidad pueda o ¿Ya consideraste si hay otra persona más indicada que yo para apoyarte en esto?

¿Te gustó mi comida?

Hoy mi paladar no es el mejor crítico.  Probablemente me habría gustado más con menos sal o más azúcar, pero es sólo mi sentir, para otros puede ser que esté en su punto.

Por supuesto, estas respuestas conllevan más esfuerzo, son más largas, pero también los resultados son mejores, lo que ha de prevalecer es que estamos diciendo “no” a la petición,  no a la persona

Pasemos al segundo caso, necesitas dar una instrucción o corrección y vas a evitar decir  “No hagas tal cosa” porque como ya aprendimos la mente procesará la instrucción a partir del verbo, es decir  “ … haz tal cosa” ya que no puede darle imagen a la palabra “no” tampoco guardará la instrucción en negativo y acabará haciendo más de eso que no queremos que haga.

Lo que necesitas hacer es decir qué es lo que sí quieres que haga, nota los siguientes ejemplos:

Negativo:                 No botes la ropa sucia al suelo

Afirmativo:                Lleva siempre la ropa sucia al bote de la lavandería

Negativo:                 No tardes demasiado

Afirmativo:                Aprecio que te des prisa

Negativo:                 No grites

Afirmativo:                Aprecio que hables más bajo

Negativo:                 Ya no lo quiero (ó ya no quiero quererl@)

Afirmativo:                Decido dirigir mis sentimientos sólo hacia mí misma

Negativo:                 No haces nada bien

Afirmativo:                Sé que lo puedes hacer mejor

Hay más formas de convertir oraciones negativas en oraciones positivas, hoy nos centramos en las respuestas a preguntas o peticiones y a dar instrucciones, en otro artículo ahondaremos más y también te mostraré el uso de palabras conectoras para enfatizar, suavizar o para anular el mensaje previo (útil también cuando nos equivocamos y necesitamos reparar lo que dijimos).

Hasta la próxima y muchos éxitos!

Mayalin

(La MS Licda. Mayalin Contreras es columnista en varias revistas, programas de TV, radio y blogs, por su experiencia en las áreas de Tecnología, Administración, Neuro Comunicación y Recursos Humanos, sus artículos son un aporte valioso a nuestro website)

...